Fandom

Wiki Zoey 101

H 1

47páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

Es ilógico pensar que somos los únicos seres del Universo viendo la inmensidad de éste, incluso existe la posibilidad de que existan más universos, universos es los que gracias a un pequeño cambio, se dividen del nuestro y existen independientemente, tal vez ese sea el caso de esta historia, más allá de los Humanos, más allá de los Saiyajin, más allá de los Demonios del Frió, más allá de los Namekusein, más allá de todas estas razas se encuentra... Hamazakaran, más allá de la tierra. 

Esta historia inicia con dos mundos opuestos, en un extremo encontramos un enorme castillo situado en un bello lugar, rodeado por un jardín, se ven figuras de lo que parecen ser mujeres... mujeres algo extrañas, todas ellas con orejas puntiagudas y ademas parecen tener algo similar a la heterocromía, estas van de un lado a otro, algo exaltadas y murmullan cosas como: "¡Ha nacido!" y cosas de ese tipo. Dos mujeres conversaban más detalladamente sobre esto.

Hamazakaran 1: ¿Ya has visto a la hija de Emile?. Se dice que es una criatura pequeñita pero muy adorable, ha heredado los hermosos ojos purpura y azules de su madre.

Hamazakaran 2: Aún no he podido conocerla, por esa razón decidí venir al palacio de su madre, tengo entendido que harán un enorme banquete en su honor.

Hamazakaran 1: Así es, ese lugar es impresionante, la pequeña tendrá una vida llena de lujos.

Mas tarde en alguno de los palacios del planeta, las dos Hamazakaran que conversaban se encuentra frente a una enorme puerta, que poco a poco comienza a abrirse.



Al abrirse la puerta, las espera una mujer de baja estatura.



La mujer las mira fijamente y acto seguido las invita a pasar.

Emile: Adelante chicas, tienen que conocer a la pequeña Mirina, es una hermosura.

Hamazakaran 1: Hemos venido sólo a conocerla, esa chiquilla es una suertuda, vivirá rodeada de lujos, nunca tendrá ninguna dificultad ni tendrá que trabajar como las obreras. (Dando una risita)

Hamazakaran 2: Hablando de obreras, hace poco una de ellas tuvo a una pequeña e hizo un enorme alboroto. ¿Cómo pueden ser tan crueles y traer a mas obreras a este mundo?.

Las Hamazakaran continúan conversando sobre las obreras, mientras Emile solo hace un gesto de molestia ante esta platica, y carga a la niña que se encontraba en una especie de cuna, la pequeña esta envuelta en una manta y se las muestra a las otros mujeres.



Emile: Esta es mi pequeña Mirina, la honoraria miembro de la División Real, tendrás una prospera y tranquila vida. (Hablando con la niña). Siempre tendrás todo lo que desees, Mirina.

6 meses atrás...

En uno de los humildes poblados del planeta.



La dueña de la pequeña casa yace de pie observando a dos compañeras que a su vez se encuentran mirando a su hija mientras conversan entre ellas.



Hamazakaran 3: Así que esta es tu hija, Marpesia, es una pena que trajeras a la vida a una obrera más. (Mientras sostiene a la niña).



La Hamazakaran coloca a la niña sobre una especie de cuna.

Hamazakaran 4: ¿Qué nombre llevara tu hija?. Seguro uno igual de horrible que el tuyo. ¿No es así? (Burlándose).

Marpesia: Cierren la boca ustedes dos, mi hija no será una obrera ni tampoco tendrá un horrible nombre. ¡Largo de aquí!.

Marpesia corre a las mujeres de su hogar. Carga a su hija que se encontraba en una especie de cuna y la agita levemente.

Marpesia: Tú no seras como tu madre. (Hablándole a la niña). Serás muy muy fuerte y le cerraras la boca a todas esas pobres obreras. Tú serás la próxima líder, serás grande hija, serás grande... Deniroé...

Nuevamente, en el presente.

Hamazakaran 5: (Aparece en la puerta y corre hacía Emile). ¡Señora! (Se detiene, como si de una estatua se tratase, y hace una reverencia). Ya está el banquete preparado para festejar este día.

Emile: (Sonríe). Me alegra mucho saber eso, dentro de un rato iré, primero debo prepararme. (Se dirige a su habitación).

Hamazakaran 2: ¿Qué crees que irá a hacer? (Dirigiéndose a su compañera). Ya está bien vestida. ¿Se pondrá más accesorios aún?

Hamazakaran 1: Ya sabes como es la hija de la reina, siempre quiere demostrar su linaje ante los demás. (Ríe levemente).

En instantes, la mesa principal estaba repleta de sabrosos bocadillos y comida exótica, decorada de vajilla y utensilios de oro, las sillas tapizadas de un cuero fino, las arañas colgantes iluminaban todo el lugar, causando que el brillo de las baldosas de mármol resaltaran.

Hamazakaran 5: (Regresa a la mesa principal). Pronto vendrá con la preciosa Mirina. (Mostrando un gesto de alegría).

Emile no tarda en presentarse en el lugar con su elegante vestimenta, digna de una princesa. Rápidamente, las criadas hacen una reverencia y corren el asiento hacía atrás para que pueda sentarse.

Emile: (Se sienta en la silla con su hija en brazos). ¿Ya estamos todos?

Hamazakaran 5: Pronto vendrá su madre, sus tías y sus hermanas, parecen ansiosa de conocer a la querida Mirina.

Emile: Bien, bien. Pronto conocerán a mi pequeña. (Sonríe con orgullo mientras mira a su niña).

Las puertas se abren y aparecen las tías de Emile, seguidas por las hermanas de esta.

Emile: (Se levanta con tranquilidad y va a saludar a su familia). Hace mucho que no las veía, queridas hermanas. (Sonríe y luego se dirige a sus tías). Me alegro mucho que hayan venido en este día tan especial.

Nifer: Que bonita sobrina tengo. (Sonríe alegre).

Nishink: ¿Puedo tener a mi sobrinita en brazos? (Extiende los brazos hacía Mirina).

Emile: Bien, bien... No la asfixies con tus mimos. (Se ríe).

Nifer: ¿Y nuestra madre? (Curiosa).

Nishink: He oído que se encuentra haciendo cosas importantes, seguro vendrá pronto para conocer a su nieta. (Alegre y acariciando la cabeza de la niña).

Emile: Eso espero, es su deber como abuela. (Sonríe ansiosa por la llegada de su madre).

A las afueras del enorme hogar se encontraban dos guerreras las cuales peleaban usando un par de espadas mientras conversaban.

Sagittae: Vamos Vela, eso no puede ser todo lo que tienes, necesitas esforzarte más. ¿Qué pasara si estuvieras en verdaderos problemas?. (Mientras mantiene de forma rígida su espada y levemente la empuja contra la otra guerrera).

Vela: Para ti esto es tan sencillo. (Hablando con mucho esfuerzo, mientras mira como la espada de su rival se acerca más y más a su rostro).

Sagittae: El que seas joven no quiere decir que no tengas fuerza, cuando tan solo tenia 50 cyclos ya me encargaba de la reproducción del planeta, tú tienes más de 100 y aún no te asignan una labor especifica. (Empuja con más fuerza su espada). Esto se vuelve aburrido, si continuas aburriéndome, considerare el tomar esta pelea enserio, a ver si así consigues algo.

Vela: Se supone que tienes que entrenarme no insultarme...

Sagittae hace un gesto de molestia, seguido la da una patada con la planta de su pie a Vela, lo cual la hace caer al suelo, Sagittae da un tremendo grito y seguido da un brinco y se dispone a blandear su espada contra su rival caída. Vela había soltado su espada al caer al suelo, para su suerte esta cae justo a su lado, por lo que rápidamente la toma para interceptar el espadazo de su compañera, Sagittae impacta su espada contra la de Vela, y la espada de esta ultima se rompe en pedazos, Vela se asusta y Sagittae se detiene, procediendo a guardar su espada en su estuche.

Vela: Oye. ¿Sabias que iba a reaccionar cubriéndome con mi espada no es así?

Sagittae: Emm... si, lo sabia...

Vela: Si lo sabias. ¿No? (Algo asustada y temblorosa).

Sagittae: Si, por supuesto. (En un tono sarcastico). Ahora levántate, tenemos que ir por una nueva espada.

Vela: Emm...de acuerdo. (Nerviosa).

Vela se incorpora y Sagittae comienza a caminar, Vela la sigue, ambas llegan a una cueva, en la cueva observan como varias mujeres de esta raza, golpean con fuerza las rocas de la cueva, mientras otras solo están paradas, Sagittae se acerca a una de las que solo se encontraban paradas.

Sagittae: Nay. ¿Cómo va todo? ¿Las obreras han hecho algo interesante?

Nay: Es lo mismo de siempre, las veo como golpean y golpean rocas pero no encuentran nada nunca, siempre he pensado que deberíamos matarlas y encargarnos nosotras del trabajo duro.

Un par de obreras voltean a ver algo furiosas.

Sagittae: Sabes porque se encargan ellas. ¿Verdad?

Nay: Si, si, lo sé, sus delicadas manos no dañan los materiales que podrían ser de utilidad para la clase real, odio a esas perezosas, tienen suficiente fuerza pero deciden sólo observar.

Sagittae: En fin, esta pequeña necesita que la ayudes con algo, rompió su espada.

Vela: En realidad tú la hiciste pedazos.

Sagittae: Tú la rompiste y punto, no me cuestiones.

Vela hace un berrinche y se cruza de brazos.

Sagittae: Perdónala Nay, esta iniciando su entrenamiento para convertirse en guerrera, pero en mi opinión debería ser una obrera, como todas estas inútiles. 

Las mismas obreras se voltean con una mirada de odio dibujada en su rostro.

Sagittae: Si tienen algún problema con lo que dije, vengan y peleen. (Las señala a sus espadas). 

Las obreras no hacen más que seguir trabajando viendo lo imposible que sería ganarle.

Nay: Acá hay que ponerse firme, sino estás pestes se te revelan.  

Sagittae: Son un dolor de cabeza. 

Vela: ¿Y...Y mi nueva espada? (Pregunta algo temblorosa debido a la reciente actitud de sus mayores). 

Nay: (Saca su espada y se la da a Vela). Ten, tengo una de repuesto.  

Vela: ¡Muchas Gracias! 

Nay: ¿Ya oyeron ustedes? Las espadas de Dylenio no soportan lo suficiente, es necesario que consigan algo mejor, apúrense. (Gritando).

Vela: No creo que sea necesario hablarles así.

Nay: ¿Sigues cuestionando? Niña.

Vela: Emm.. No...

Nay mira fijamente a Vela, pero seguido desvía su mirada y mira a una obrera sudando y apoyando su mano sobre una roca.

Nay: Marpesia. ¿Qué estas haciendo? ¿No escuchaste lo que dije?.

Marpesia se encontraba jadeando mientras en su espalda tenia una especie de canguro que usaba para cargar a su pequeña Deniroé.

Marpesia: Lo siento, estoy algo cansada, estaba tomando un respiro, ya vuelo al trabajo.

Nay le suelta una bofetada a Marpesia.

Nay: No contestes obrera, no estas ni a la altura de mis tobillos. ¿Qué te sientes para contestar de esa manera?

Vela: Pero si sólo te estaba pidiendo un respiro.

Sagittae: Callada Vela, no eres nadie para cuestionar sus métodos, estas inútiles son demasiado flojas, hay que presionarlas.

Vela: Pero...

Sagittae: Callada, he dicho.

Marpesia había caído al suelo, se levantaba a duras penas debido al duro impacto.

Sagittae: Nay, deberíamos ir afuera un rato, estas inútiles me generan estrés, necesito un respiro.

Nay: Bien.

Mientras ambas guerreras se alejan, Vela ayuda a levantar a Marpesia.

Vela: ¿Te encuentras bien?

Marpesia: Si esta bien, estoy acostumbrada a esto, soy muy débil y me canso rápidamente.

Vela: No deberías trabajar aquí entonces.

Marpesia: No tengo elección, es lo único que puedo hacer.

Vela: Esto es terrible.

Marpesia: Lo sé, pero es la vida que a uno le toca... sólo hay que afrontarla. (Se logra reincorporar).

Vela: Si, entiendo... yo también soy muy débil, pero no le veo nada bueno al trato que le dan.

Marpesia: No podemos hacer nada, son más fuertes...

Al rato, regresan ambas guerreras.

Sagittae: ¡Vamos, Vela! Tenemos que continuar entrenando.

Vela: S-Si... (La mira con un poco de miedo y, luego de tomar la espada, se marcha).

Sagittae y Vela se despiden de Nay, mientras que ésta última continua forzando a las obreras a trabajar hasta que, finalmente llegó la hora del descanso.

Marpesia: (Miraba a su niña). Esto algún día cambiará, mi pequeña bebita.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar